Detrás de Somos Vértices

 

¡Hola!

Soy Sandra, y soy la persona detrás de esta locura maravillosa.

En 2016 descubrí la impresión 3D y supe que  me había enamorado de esta tecnología cuando tras meses de ensayo y error, por fin tuve en mis manos uno de mis diseños. Algo que yo había imaginado, dibujado, diseñado en 3D y después había visto cómo capa a capa de la nada aparecía y se materializaba. 

Empecé a investigar esta tecnología y sus materiales, a formarme en escaneo, diseño e impresión 3D. Y cuánto más me metía en este mundo más me gustaba. 

Si a esto le sumamos mi pasión por diseñar joyas y complementos de moda, el resultado estaba claro.

Pero no fue hasta que descubrí el PLA que no empecé a ver esto cómo una idea de negocio. Me gustaba diseñar, y la impresión 3D me fascinaba, pero no me sentía cómoda con la idea de generar más plásticos que tanto daño le hacen al planeta. Por eso, cuando vi que existía un material de origen vegetal, biodegradable y cuya fabricación era prácticamente de impacto cero mi cabeza empezó a soñar. Soñar con crear una marca de complementos de moda sostenible, utilizando materiales ecológicos y contando con empresas de proximidad para comprar los materiales.

Creo sinceramente que si algo puede acabar con el calentamiento global y con el agotamiento de los recursos del planeta son las pequeñas empresas con valores y las personas que apuestan por ellas, porque el futuro del planeta y de la vida tal cual la conocemos depende de todos nosotros, de ti y de mi, así que hagámoslo lo mejor posible.  

Vale, pero... ¿Tú quien eres?

Soy una chica de Zaragoza (creo que nunca me llamaré a mi misma mujer, seré una chica siempre), soy piscis y millennial, sea lo que sea que signifique eso.

Siempre me ha gustado crear cosas. Me fascina la capacidad del ser humano de plasmar lo que lleva dentro para poder compartirlo con el resto del mundo y puede que por eso todo me parece arte en potencia.

Soy emprendedora desde los 7 años, que creé un imperio de pulseras de bolitas de colores hechas a mano. Tuvo un gran éxito entre todos mis familiares y sus amigos, pero no duró mucho porque claro, el verano se acabó y mis padres me dijeron que tenía que centrarme en el colegio.

Así que seguí estudiando, creciendo e imaginando negocios que cambiaban conforme evolucionaban mis intereses y que nunca llegarían a materializarse: que si camisetas estampadas, que si un local para organizar fiestas nocturnas… Hasta que descubrí la impresión 3D y bueno, aquí estamos.

Dicen que soy sensible, creativa, empática y buena comunicadora, pero la realidad es que tengo un caos mental, me gusta decir palabrotas, lo paso mal en eventos sociales, soy un poco sarcástica y cómo dice mi novio "un vaso tiene más memoria que yo". 

Odio disfrazarme, que se haga de noche temprano, sentir que pierdo el tiempo,  las personas que opinan sobre el físico de otras personas sin que les hayan preguntado, las arañas y las mentiras.

Me encanta el cine y las series (por eso todos los diseños de pendientes de Somos Vértices están inspirados en películas), pasar tiempo con las personas que quiero, el chocolate picante, las cervecitas con las amigas, la pizza de cuatro quesos, bueno, en realidad cualquier cosa que lleve queso, y en definitiva diseñar.

 Y bueno, esta soy yo. Puede que te hayas podido identificar con algunas cosas, o puede que tú y yo no tengamos nada que ver, pero dicen que hasta los polos opuestos se atraen. 

 Ahora ya me conoces, toca descubrir lo que hago

Sandra A.